Ucrania: forzando los límites

junio 2, 2014 9:51 am0 commentsViews: 151
Sesión sobre la situación en Ucrania organizada por EMU

Sesión sobre la situación en Ucrania organizada por EMU

La situación en Ucrania, lejos de parecer alcanzar una solución, empeora cada día. Más allá de la retransmisión de los hechos que podemos ver en las cadenas generalistas, y que en muchos casos va cargada de un alto contenido ideológico, nos gustaría centrarnos en dos asuntos que son raramente cubiertos por estas.

El primero es la situación y posición de los musulmanes ucranianos en este conflicto, que dista de ser fácil. Por un lado, está la amplia comunidad de musulmanes tártaros que habitan en la península de Crimea, alrededor de trescientos mil, y que componen un veinte por ciento de la población de la península. Por otro lado, está la comunidad de musulmanes ucranianos, de origen emigrante y local.

En un encuentro reciente en Berlín con representantes de ambas comunidades, auspiciado por la EMU, al que ISLAM HOY ha tenido la oportunidad de asistir, Abderrahman Egis, representante para asuntos exteriores del Consejo Musulmán Tártaro, expresó su apoyo a una Crimea como parte de Ucrania y cercana a la Unión Europea. Su posición se basa en la historia reciente de Crimea como parte de la extinguida URSS, donde practicar el Islam estaba prohibido, y en la situación de los musulmanes que viven en la Rusia actual. A pesar de esto la posición del Consejo de Musulmanes Tártaros es pragmática: ha aconsejado a los musulmanes de esta región que no participen en las rencillas que ocurren de forma diaria en las ciudades de esta región. Esto se debe a que nadie vela por la seguridad de los musulmanes y a que estos han entendido que el conflicto dista de ser algo regional y que lo que realmente está en juego es un cambio tectónico de poderes entre la Rusia emergente y un Occidente que se aferra a los restos de un orden establecido después de la Guerra Fría.

Basado en las mismas razones, Muhammad Yakuvovich, académico, tradictor y musulmán converso, puso de manifiesto el peligro que corre el Islam en una Ucrania rusa. A pesar de que la situación no fuese la ideal en la Ucrania previa a este conflicto, hasta ese momento los nacionalismos de ambas partes (pro-rusos y pro-ucranianos) eran menos latentes y la principal ocupación del poder político eran los negocios, por lo que no intervenían, ni para bien ni para mal, en la situación de los musulmanes.

Me gustaría hacer un inciso en este momento y dar a conocer la situación de Mustafa Jamilesh, líder de los musulmanes tártaros de Crimea, y al cual las autoridades pro-rusas de la región han denegado el acceso a la Península. En este momento la situación amenaza con volverse crítica, puesto que los seguidores de este carismático líder, que pasó largo tiempo exiliado durante la época de la URSS por su defensa del Islam, están procurando por todos los medios que vuelva a Crimea y las autoridades pro-rusas han mandado tanques y paramilitares a la frontera para impedirlo.

El segundo punto es que la escalada de la tensión en Ucrania está poniendo de manifiesto muchas cuestiones que hasta ahora se creían resueltas en el contexto de la hegemonía estadounidense de la era post Guerra Fría. El primero es que el orden surgido después de la Segunda Guerra Mundial y confirmado al final de la Guerra Fría, se resquebraja. Esto se ha notado en la imposibilidad de las instituciones internacionales, tales como la ONU, en poner fin al conflicto de Siria, entre otros. La invasión del norte de Georgia por Rusia fue un primer aviso. Ahora Rusia, tras la anexión de Crimea, cuestiona las fronteras y la noción misma del Estado-nación. En este contexto, la identidad y la ciudadanía definidas por la pertenencia a un Estado-nación empiezan a ser dudosas y podemos observar un resurgimiento del nacionalismo basado en una cuestión racial.

Nos encontramos en una situación en la que las fronteras territoriales se están modificando una vez más en una zona con un alto potencial de combustión. Y, a la vez que esto sucede, las fronteras ideológicas y de identidad del individuo sufren cambios con un destino incierto.

Tags:

Leave a Reply


A %d blogueros les gusta esto: