Análisis del programa económico de Ciudadanos: ¿Qué propone el partido de Albert Rivera?

febrero 19, 2015 9:00 am0 commentsViews: 214
 Albert Rivera

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, acompañado por los economistas Luis Garicano y Manuel Conthe, presentó este martes la primera de las seis partes de las que consta su programa económico, que tiene dos ejes: la lucha contra la crisis y la construcción de los cimientos del crecimiento económico sostenible.

Rivera equiparó su ideología a la de los demócratas liberales europeos el domingo en La Sexta. Según el vicepresidente de Economistas frente a la crisis, Antonio González, sus ideas son más bien conservadoras, algunas incluso similares a propuestas el PP, mientras que Manuel A. Hidalgo, profesor de Economía de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y colaborador de Polikiton, sí les ve como liberales, es decir, “de centro escorado a la derecha”. José Antonio Herce, profesor de economía de la Universidad Complutense de Madrid, rechaza etiquetarles pero sí opina que “en España necesitamos partidos genuinamente liberales”. Si emergiera uno, dice, “sería maravilloso”, y si ese fuese Ciudadanos, “sería tan bueno como cualquier otro”. “Son absolutamente necesarias opciones liberales, no antisistemas, sino que desde dentro limiten con el peso de la ley a los que abusen del sistema”, defiende Herce, también director asociado de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Ciudadanos todavía tendrá que concretar más el avance del programa que presentó el martes, pero estos tres economistas, que señalan que la mayoría de las medidas propuestas no son nuevas, analizan para El HuffPost lo que ya se ha desvelado.

1. CONTRATO ÚNICO INDEFINIDO CON INDEMNIZACIONES CRECIENTES SEGÚN ANTIGÜEDAD

Hidalgo y Herce están muy a favor de esta propuesta. Según Hidalgo, eliminaría la dualidad del mercado laboral: “Hay personas con muy pocos derechos, que tienen muchas posibilidades de quedarse atrapados en esa dinámica. Es una forma de romperla”. El simplificar los tipos de contrato eliminaría también la dualidad en el sentido productivo, porque “de algún modo estamos discriminando a las empresas que necesitan contratar a empleados fijos”. Herce señala además que “la temporalidad funcional existe por buenas razones, y si bien hay que reducirla, hay que tener esto en cuenta”.

Para González, el contrato único no soluciona en absoluto los problemas, sino que los disfraza. “Las empresas van a continuar haciendo lo mismo; a los trabajadores [con contrato temporal] que ahora echan al poco tiempo, los van a poder seguir despidiendo por el mismo precio”, señala, y apunta que la medida llevaría aparejada una rebaja de las indemnizaciones.

2. SEGURO CONTRA EL DESPIDO CON APORTACIONES DEL TRABAJADOR DEL 1% DE SU SUELDO

De nuevo, los profesores universitarios coinciden en que lo que se conoce como la mochila austríaca es una excelente idea, aunque Hidalgo matiza que el problema es quién financia eso. A pesar de ese detalle, en principio cree que es positivo porque no solo afecta al despido, sino que favorece la movilidad del trabajador, porque elimina “la incertidumbre que se crea al perder la antigüedad en un empleo”, y a la vez, favorece un cambio del modelo productivo.

Antonio González opina que importar esta idea estaría bien si también se importase la regulación del despido que tienen en Austria. Como no es el caso, cree que “se producirían más despidos porque al empresario le sale más barato”. “Tener un fondo para el reciclaje profesional está bien”, reconoce, “pero en un país que ha destruido más de cinco millones durante la crisis, donde hay una exacerbación tan tremenda del despido, si encima se lo abaratas a la empresa, esto ya es el acabose”.

3. COMPLEMENTO SALARIAL PARA LOS TRABAJADORES MÁS PRECARIOS

Los tres economistas están de acuerdo en que las subvenciones a la contratación no crean empleo y salen muy caras, como han demostrado numerosos estudios empíricos. González ve esta propuesta como subvenciones encubiertas a las empresas, que son quienes se van a ahorrar dinero pagando menos al empleado, porque según el, “induce a la devaluación de los salarios”. Manuel A. Hidalgo sostiene que “tendría casi efecto de una renta básica”.

Herce señala que solo las subvenciones orientadas a colectivos muy concretos pueden funcionar, y por lo tanto, incide en la importancia de desarrollar proyectos pilotos, fáciles de gestionar y susceptibles de ser evaluados y corregidos. “Probablemente hablar de cinco millones de beneficiarios -10.000 millones de euros, o el 1% del PIB, destinados a cinco millones de hogares que recibirían 150 euros al mes en 14 pagas- de entrada es desmesurado”, y se pregunta cuáles serán las contrapartidas: “Cuando a un trabajador le das un complemento es porque es un trabajador que no está cualificado. Ese complemento tiene que ayudar a la mejor empleabilidad de ese trabajador y no solo a su sostenimiento económico”. La medida, dice, está en la línea del PP y sería bueno en su opinión saber qué marca la diferencia. En todo caso, defiende que lo que la sociedad necesita es “un enfoque solvente y sensato sobre los bajos salarios y la pobreza, para que no vengan mesías”.

4. BAJADA DE IMPUESTOS (IVA GENERAL AL 16% Y REDUCIDO AL 10%, REBAJAR EL DE SOCIEDADES DEL 30 AL 25%)

Hidalgo, el profesor de la Pablo de Olavide de Sevilla, cree que España no está en disposición de bajar impuestos ahora. “En las circunstancias actuales me parece peligroso”, declara. En el caso del IVA, Herce ve “muy difícil que se pueda ir contra los principios establecidos en la armonización fiscal europea, que está en torno al 21-23 por ciento”, y en el de sociedades, cree que es razonable una rebaja para favorecer la inversión extranjera. Para el vicepresidente de Economistas contra la Crisis, González, la cuestión está en el tipo efectivo, no el nominal, y lo explica: “Las grandes empresas están pagando por debajo del 12%, menos que el IRPF. Lo que no tiene sentido es que el tipo efectivo sea tan bajísimo. El problema es de falta de recaudación y de equidad”.

5. SEGUNDA OPORTUNIDAD PARA LAS PERSONAS FÍSICAS ENDEUDADAS

Bingo de Ciudadanos. A los tres economistas, que difieren en bastantes cuestiones, les parece acertada esta medida y que el partido se haga eco de uno de los principales problemas del país. Hidalgo recuerda que la medida ya existe en EEUU, que ayuda a reactivar la economía y traslada a los bancos parte de la responsabilidad. “Tiene sentido que las familias tengan derecho a equivocarse”, sentencia. Herce advierte, sin embargo, que es importante “comprobar que la situación lo merita, que no es una estratagema”.

6. DACIÓN EN PAGO POR EL VALOR ACTUAL DEL INMUEBLE

Otra medida social que en principio todos los economistas aprueban y que consideran necesaria. “Técnicamente requiere una transición no exenta de riesgos. Doy por descontado que si se propone con detalles, no vamos a debilitar a nuestro sistema financiero ahora que lo tenemos fortalecido”, apunta Herce, director asociado de AFI, que señala no obstante que los desahucios merecen una solución ad hoc que necesita un proceso de consenso, y como sociedad, “es nuestra obligación” aportarlo.

González lamenta, aunque aprecia la medida, que sea una dación solo parcial al basarse en el valor actual y no el de compra. “Las valoraciones las hicieron los bancos, no hubo valoraciones independientes. El riesgo del crédito es un riesgo del banco”, señala, y parece que no se ha querido molestar a los bancos.

7. REFORMA DEL IRPF CON UNA REBAJA DEL TIPO MARGINAL HASTA EL 40%

Ciudadanos propone que esta reducción se compense vía bases impositivas, y con la eliminación de deducciones y exenciones. “Eso es lo mismo que dice Montoro, que se basa en que cuando se bajan los tipos de los impuestos hay más gente que paga, se reduce el fraude y se aumenta la base. Está absolutamente demostrado que no es así”, afirma González, que sí estaría de acuerdo en que se quitaran las deducciones y se bajaran los tipos. “Pero hombre, no los tipos máximos, rebájelos a los tramos de renta más bajos, que es precisamente donde está la redistribución”, dice como si se digiriese a Luis Garicano, el economista estrella de Ciudadanos.

Hidalgo cree que la medida racionalizaría un poco el impuesto, que ahora pagan en su mayor parte las rentas medias. “El problema del IRPF en España es que es un impuesto muy alto, pero somos los que menos recaudamos. Hay muchas personas que están fuera, por las exenciones y por el fraude”. Por eso, da la bienvenida a todo lo que suponga simplificar el impuesto en su conjunto. Para Herce, “suena bien la música, habrá que ver la letra”. “Es complicado pero sería muy bueno; ese tipo, 40%, con una reformulación integral de las bases o las deducciones es perfectamente compatible sin merma de los recursos”, opina.

8. PREMIO A LAS EMPRESAS QUE DESPIDAN MENOS

González cree que más valdría eliminar el despido improcedente, que no puede ser revisado por un juez, que premiar a las empresas por cumplir la ley. Hidalgo señala que no es un experto en este área, pero cree que al tratarse de una bonificación y no una subvención, puede tener mejores resultados que las ayudas a la contratación.

Herce lo ve como un experimento interesante pero que hay que hacer controladamente. “Las empresas no contratan ni despiden caprichosamente”, y sin embargo, “muchos de los incentivos que les dan, les obligan, contra su lógica productiva, a contratar o despedir”. Dice este profesor de la Complutense que lo que interesa es dinamizar el mercado de trabajo, que la gente que entre en el paro salga rápidamente, pero “hay demasiados incentivos que obligan a muchas empresas como su naturaleza no les dictaría”. Como liberales, Ciudadanos debería meter los mínimos mecanismos posibles, opina, y señala que “hay incentivos que obligan a muchas Pymes a seguir siendo Pymes a su pesar, y eso es una desgracia porque lo que queremos es que crezcan”.

9. CHEQUES DE FORMACIÓN PARA PARADOS DE LARGA DURACIÓN

“Eso serían políticas activas de empleo, que son buenas, siempre y cuando sean racionales y mejoren la cualificación de los trabajadores”, opina Hidalgo, que sostiene que tiene sentido trasladar la responsabilidad personal a los parados. González, en el otro extremo, cree que “es un poco lamentable”, porque la tutela completa debe corresponder a la Administración Pública. Solo en los casos de los trabajadores que tienen una formación y necesitan reciclarse ve adecuada la medida. Herce, en cambio, “está totalmente de acuerdo” en que la financiación de la formación se haga “a través de cheques, no a través de ayudas, que se las apropian los prestadores de servicios”.

10. REDUCCIÓN EN LAS CUOTAS PARA LA CONTRATACIÓN DE LOS DESEMPLEADOS DE MÁS DE UN AÑO

Se trata de nuevo de subvenciones, por lo que González las rechaza frontalmente: “Necesitas poner a los trabajadores en una situación en la que puedan mejorar su empleabilidad. Eso es lo que hacen los países con las políticas de empleo más avanzadas (Reino Unido, Holanda, Dinamarca), que todo lo dedican a la intermediación y la formación”. Hidalgo opina, al contrario, que como el parado de larga duración se ha quedado obsoleto, “todo lo que sea compensar el coste de contratación de este capital humano tiene sentido”. Herce insiste una vez más en el control: “Son mecanismos con potencial que pueden causar efectos no deseados si no se monitorizan adecuadamente”, analiza.

Fuente:  |  Por Gloria Rodríguez-Pina

 

Tags:

Leave a Reply


A %d blogueros les gusta esto: