Islam Hoy No. 18, año III, enero-febrero 2010

EDITORIAL

Han coincidido en las últimas semanas el inicio del nuevo año islámico y el del año gregoriano. Esta fecha, que realmente tiene poca significación para la comunidad musulmana, se convierte para la sociedad occidental en unas fechas lúdico-festivas que más allá de los excesos culinarios carecen de sentido real. Sin embargo, para los musulmanes debe ser un momento de reflexión, de análisis y, en definitiva, de consejo sobre los mensajes que percibimos cada día y que es necesario que cribemos con el tamiz del Din del Islam.

Crisis, terrorismo, democracia y algún que otro concepto más se repiten una y otra vez para sumirnos en el miedo a perderlo todo y la incertidumbre de no saber qué hacer, pero nosotros creemos en Allah y en Sus Ángeles, creemos en los Libros revelados, creemos en Sus Mensajeros, creemos en el Día del Levantamiento y en el Decreto, sea dulce o amargo. Esta definición de lo que el Hadiz nos dice que significa la Áquida es la base de la esencia existencial del creyente. Bajo estos parámetros el ser humano es libre y tiene todo lo que necesita en todo momento.

Quiero mencionar que esta es la edición número 18 de ISLAM HOY y cumplimos así con tres años de vida de esta publicación. Dificultades y facilidades, momentos amargos y otros llenos de alegría han sido los compañeros durante este tiempo, pero el deseo y el anhelo sigue siendo el mismo: ofrecer un servicio a los musulmanes y una puerta de esperanza para los no musulmanes, y, por encima de todo, que el trabajo sea de la complacencia de Allah.

Pido a Allah que nos facilite esta tarea y que nos dé una intención correcta en todos y cada uno de los proyectos y actividades que desarrollemos en nuestras vidas, Amín.

El director: Malik A. Ruiz

A %d blogueros les gusta esto: