ISLAM HOY no. 34, año VI, septiembre – octubre 2014

Estimados lectores de ISLAM HOY

No deja de sorprendernos el grado de hipocresía en la que se encuentra inmersa nuestra sociedad. El sistema democrático, paradigma de las libertades y de la protección de los desprotegidos, ha sucumbido, o mejor dicho, se ha doblegado como herramienta al servicio de corporaciones con intereses meramente económicos.

La devastación de muerte y terror a la que el Gobierno israelí está sometiendo al pueblo palestino es una clara muestra de la imposibilidad del pueblo judío de superar lo sucedido durante el holocausto, que le ha llevado a pasar de reo a verdugo con una dureza inimaginable; y mientras tanto, las grandes instituciones internacionales denunciando con la boquita pequeña los aberrantes hechos y sudando en silencio para que pase el temporal y los miles de muertos queden en el olvido.

Tampoco es menos alarmante la situación en Siria, que tratamos en el artículo central de este periódico. Y en medio de este volcán en erupción en que se ha convertido Oriente Medio aparece el a sí mismo llamado Estado Islámico. Es necesario recordar las advertencias de un gran sheij acerca del uso irresponsable del adjetivo “islámico” en este tiempo, utilizado con demasiada ligereza para todo aquello que se quiere definir como aceptable para la comunidad musulmana, véase, el banco islámico, los mercados islámicos, la comida islámica, etc.

Lo cierto es que este “Estado Islámico” está provocando un incremento de la confusión sobre todo lo que el Din de Allah establece como correcto; contribuyendo a colocar a los musulmanes de todo el mundo el cartel de sospechosos potenciales ante cualquier conflicto.

La reflexión y la tawba, volverse a Allah, son la llave en cualquier situación de dificultad y es tan importante en los pequeños conflictos como en los grandes.

Pido a Allah que nos haga ser de los pacientes y que nos dé discernimiento en la dificultad. Pido a Allah que nos conceda una intención correcta, que proteja a los musulmanes que son atacados por Su causa y que nos otorgue lo mejor en esta vida y en la próxima. Amín.

Assalamu aleikum

Malik A. Ruiz

Director

A %d blogueros les gusta esto: